Cómo orientar los equipos informáticos con respecto a las fuentes de luz

Cómo orientar los equipos informáticos con respecto a las fuentes de luz | Gpi visual
Facebook
Twitter
LinkedIn

Uno de los elementos fundamentales de cualquier oficina son los equipos informáticos. Desde hace ya algunas décadas se han vuelto imprescindibles para hacer efectiva cualquier gestión, bien sea como consulta del correo, búsquedas en Internet, creación de textos u operaciones contables. Las libretas de anotaciones, los folios en blanco y el clásico bolígrafo se han quedado, casi, como un objeto de colección.

Sin embargo, aunque para realizar cualquier tarea en la oficina que suponga una atención extra con la vista es necesaria la iluminación, mucho más es tenerla controlada si dependen de equipos informáticos. No olvidemos que las pantallas ya generan su propio foco de luz, por lo tanto es necesario llevar una estrategia definida para que esta no impacte con el resto de iluminación, y así evitar daños oculares en el usuario. De ahí que sea tan importante un buen diseño de oficinas. Pero… ¿Cómo hacerlo?


5 Consejos prácticos para saber cómo colocar los equipos informáticos con respecto a la iluminación

1. Al lado de las ventanas

Cómo orientar los equipos informáticos con respecto a las fuentes de luz | Gpi visual

Si nuestra oficina está situada en un local en el que existen ventanas que nos aporten luz natural, ya contamos con una ventaja, sin embargo es importante saber cuál es su trayectoria y, sobre todo, el impacto que produce en la pantalla del ordenador y, por ende, en la vista del usuario.

Es así como los equipos informáticos deben quedar perpendiculares a la entrada de la luz. Si tomamos como referencia la pared en la que están colocadas las ventanas, la mesa de trabajo, en la que va situada la pantalla, debe formar un ángulo de 90 grados con respecto a esta. De esta forma evitaremos reflejos innecesarios.

Nunca se deben situar las pantallas ni enfrente ni de espaldas a las ventanas. También es recomendable colocar un estor o una cortina que amortigüe el impacto de la luz natural, además de procurar un diseño de oficinas mucho más cálido y acogedor, pudiendo regularlas según el momento del día.

2. Iluminación artificial

Hablamos de luz artificial en aquellas oficinas en las que no existe ningún tipo de ventana por la que pueda entrar la luz natural. La recomendación en estos casos es la luz fluorescente y el nivel de iluminación debería estar sobre los 500 lux.

El aspecto más importante es que debe ser una luz general para toda la estancia, quedando iluminada por igual en cualquier punto. Es importante evitar los dos extremos, tanto sombras como excesos lumínicos. 

Puede suceder que se necesite un punto de luz localizado sobre el escritorio o mesa de trabajo. Lo mejor es colocarlo lo más lejos posible de la pantalla para evitar brillos y reflejos, y solo enfocado hacia el documento o punto concreto donde necesitemos ese extra de luz. También es importante evitar enfocar al usuario.

3. Iluminación procedente del techo

Cuando la luz que ilumina la oficina cae de forma vertical sobre la mesa de trabajo, es decir, está situada en el techo, es importante guardar cierta distancia con respecto a ella. 

Nunca se debe situar el equipo informático justo debajo de la fuente de luz. La distancia exacta estaría a unos 45 grados con respecto a ese haz de luz vertical. Tampoco se debe superar esa distancia ya que tendremos el efecto contrario: una zona oscura y, por lo tanto, con pésima visibilidad.

4. Ajustes en la iluminación de la pantalla

Sigue siendo una de las grandes tareas pendientes de los usuarios de pantallas informáticas. Son muchas las horas que se pueden pasar frente a la pantalla, con la vista fijada en una iluminación que, de forma constante, va creando impulsos que los ojos reciben de forma inconsciente. De ahí que, tras la jornada laboral, se sientan molestias oculares como vista cansada o jaquecas, y no siempre depende todo de la iluminación general de la oficina.

Para evitarlo podemos controlar el brillo y contraste de la pantalla, pudiendo ajustarlo a la intensidad que mejor se acomode a la vista del usuario. También existen filtros para la pantalla, en el caso de que se reciba demasiada intensidad, tanto de la propia pantalla como del ambiente general. Importante, mantenerlos perfectamente limpios.

Otro factor a tener en cuenta es la polaridad de la pantalla, aunque dependerá de la tarea que necesitemos realizar, siempre es mejor utilizar la polaridad positiva: fondo blanco con texto en negro; que la polaridad negativa: texto negro con letras en blanco. Y, desde luego, evitar otras combinaciones.

5. Instalación de mamparas que delimiten la iluminación

Cómo orientar los equipos informáticos con respecto a las fuentes de luz | Gpi visual

Es otra de las alternativas que suelen funcionar muy bien en el diseño de oficinas, especialmente cuando necesitamos delimitar espacios y que cada uno de ellos tenga la iluminación suficiente, evitando la irrupción de otras fuentes lumínicas que puedan molestar en el trabajo.


Ocurre como con las cortinas y estores que, además de ser muy prácticos, dan un toque muy especial al ambiente laboral, procurando no solo la intimidad, sino también un toque elegante .La iluminación en la zona de trabajo es especialmente fundamental para evitar un sinfín de riesgos laborales, especialmente cuando estamos trabajando con equipos informáticos. Así que lo mejor es contar con los mejores profesionales que realicen el mejor diseño de oficinas. En GPI Visual somos especialistas en estos proyectos, contando con los mejores profesionales.