Cómo elegir las mejores taquillas para un vestuario

Cómo elegir las mejores taquillas para un vestuario
Facebook
Twitter
LinkedIn

Las taquillas de vestuario son uno de los elementos indispensables dentro del mobiliario de determinadas empresas, centros de enseñanza o gimnasios. Aunque pudiera parecer que su elección es sencilla o que todas son iguales, es importante tener en cuenta algunos detalles que van a resultar fundamentales. No olvidemos que cualquier inversión que realicemos en nuestro negocio, ha de hacerse con el máximo cuidado para sacarle toda la rentabilidad posible. De ahí que saber escoger un buen material es fundamental, aunque nunca debe estar reñido con un buen diseño y, por supuesto, la optimización del espacio.

Si estás buscando taquillas de vestuario para tu empresa o negocio, desde GPI Visual vamos a ofrecerte algunos consejos que te van a resultar muy útiles. Pequeños detalles que van a determinar cuáles son las más adecuadas, prácticas y que mejor encajan para tus necesidades y las de los usuarios. 


¿Dónde se van a instalar las taquillas de vestuario?

Es la primera pregunta que debemos formularnos y de cuya respuesta dependerá la elección. Según sea el espacio en el que van a ir instaladas, así empezaremos a ahondar y definir otras características. 

Gimnasios

Los vestuarios de los gimnasios suelen ser lugares muy transitados, de ahí que el mobiliario ha de ser sólido pero, también, higiénico y resistente a la humedad. Cerca de ellos encontramos duchas, lavabos y zonas especiales para el aseo donde el agua y el vapor que produce son una constante. 

Las mejores taquillas para este entorno son las fabricadas con materiales hidrófugos. Conocemos como material hidrófugo aquel que no deja pasar la humedad. De esta forma se evita la deformación del mobiliario. Se trata de un material transpirable, como es la melamina pero que, además, es resistente. Son fáciles de limpiar evitando, así, la acumulación de gérmenes y malos olores.

Wellness, spa y centros de salud integral

A los famosos spas se ha unido una nueva moda: los wellness o centros de salud integral. Se trata de lugares en los que encontrar cuidados específicos, no solo para el cuerpo, sino también para la mente y el espíritu, consiguiendo un equilibrio perfecto entre nuestro mundo interior y exterior

Estos lugares cuentan con vestuarios que cumplen las funciones,  prácticamente iguales, que las de los gimnasios. Sin embargo a esa necesidad de contar con taquillas hidrófugas, fabricadas con materiales resistentes al agua, como la melamina, también hay que añadir un toque de elegancia. Elegir colores en consonancia con el ambiente o diseños modernos puede ser una opción estupenda.

Colegios y centros educativos

El uso va a ser continuado y, en la mayoría de los casos, sin excesivo cuidado. De ahí que las taquillas, además de ser seguras, deben ser resistentes para la continua actividad de sus usuarios. Mucho más si hablamos de niños y adolescentes. Sin embargo, también deben presentar una estética que vaya en consonancia con la decoración que le rodea.

Empresas

Hablar de empresas es hacerlo de un campo tan amplio que resulta complicado ajustarse a una idea concreta. Sin embargo, algunos elementos comunes comparten todas ellas. Uno de los más importantes es la privacidad y seguridad que deben conceder estas taquillas. El usuario debe sentir que sus pertenencias están bien guardadas y protegidas. Es vital, también, elegir aquellas que vayan en consonancia con la decoración elegida. Ya sabemos que un centro de trabajo decorado en armonía ayuda a la efectividad del trabajo. Tanto las metálicas como la melamínicas hidrófugas, en distintos colores y acabados, son la mejor opción.


7 características a tener en cuenta para la taquilla ideal

1. Configurar el espacio

Lo primero es ver el espacio del que vamos a disponer y cómo lo vamos a configurar. En el mercado, existen taquillas para todos los tamaños. Más estrechas o anchas, con mayor o menor capacidad y de una sola altura o varios departamentos. Lo ideal es aprovechar al máximo el espacio del que se dispone.

2. Elección del material

Como ya hemos visto anteriormente, este dependerá del lugar donde irán destinadas. Si es un vestuario en el que hay, además, duchas y aseo, o solo es para cambiarse de ropa y dejar los objetos personales. Las más habituales son las de metal y también las de melamina. En ambos casos son resistentes y las puedes encontrar con variados diseños.

3. Montaje de las taquillas

Con el fin de que resulte más sencillo de configurar, la opción más segura es comprarlas ya montadas. Es así como no tendrás que hacer cábalas ni ser experto en puzzles para que tu vestuario quede en condiciones. Como siempre, lo mejor es acudir a una empresa profesional de mobiliario para empresas donde, además de hacer un proyecto personalizado y ajustado a las necesidades, solventará todo lo relacionado con el montaje. 

4. Cerradura adecuada y segura

Es otro de los elementos imprescindibles. Las taquillas de vestuario deben garantizar la total seguridad para el usuario. Se pueden elegir las clásicas que son aquellas que cuentan con una cerradura y llave, o los últimos adelantos con tarjetas lectoras. Estas últimas son más prácticas pero, también, más caras.

5. Ventilación

Todas las taquillas deben disponer de un sistema de ventilación adecuado. En general se trata de una rejilla que, si bien no deja ver el interior, sí permite que exista una mínima ventilación. De este modo los artículos que se encuentran dentro están protegidos pero aireados.

6. Con patas o sin patas

Otra opción a la hora de elegir las taquillas es buscar aquellas que tengan patas o no. Aunque parece un tema sin importancia, suele ser bastante importante en el momento de la limpieza. Una taquilla con patas permite limpiar el suelo por debajo sin dañar la estructura del mueble.

7. Número de puertas

Dependiendo del uso que se le vaya a dar, así necesitaremos un número determinado de puertas. No es lo mismo que sea el armario de la limpieza que para uso personal. Tampoco si es para la oficina o para el gimnasio. Aunque todo dependerá del espacio del que disponemos, y del gusto personal de cada cual, podemos tenerlo en cuenta a partir de la siguiente definición:

  • 1 puerta. Suele tener una leja superior y otra inferior. De este modo se puede colgar la ropa y en las lejas dejar los bolsos, zapatos o cualquier otro enser.
  • 2 puertas. No se puede tener la ropa colgada, pero hay suficiente espacio  para tenerla plegada junto a otros enseres.
  • 3 puertas o más. Son ideales para optimizar el espacio. Debido a la limitación, se pueden guardar bolsos, libros, documentos o ropa plegada.

Sean cuales sean tus necesidades, en GPI Visual  realizamos el mejor proyecto para tu vestuario. Es así como sacamos todo el partido al espacio del que dispongas, aconsejandote los mejores muebles y taquillas. Disponemos de una amplia variedad, tanto en diseño como en tamaños y características especiales. Déjate aconsejar por nuestros especialistas y haz que tu vestuario sea el más adecuado para tu empresa y sus usuarios.